¿Quienes somos?

En junio de 2005 los abogados Santiago Luengo Martín, Claudia Fernández-Golfín Méndez, Luis Mateos Sáez y José Angel de Diego Aguado, fundaron la “Asociación de Letrados por un Turno de Oficio Digno”, habiéndose incorporado desde entonces cientos de compañeros y compañeras. Limitadas las actividades inicialmente a la Comunidad de Madrid, la Asociación amplió finalmente su ámbito  a todo el territorio nacional pudiendo considerarse en la actualidad una Asociación de referencia en materia de defensa de la Asistencia Jurídica Gratuita y el Turno de Oficio.

asamblea1

Nuestros fines son mejorar las condiciones de la Asistencia Jurídica Gratuita y el Turno de Oficio, tanto en lo que afecta a la abogacía, como profesionales, como en lo que afecta a la prestación del servicio a la ciudadanía. La Asociación no tiene ánimo de lucro ni ninguna orientación política, no depende de ningún Colegio de Abogados, ni de ninguna confederación, asociación o entidad pública o privada; somos completamente independientes, bastando para asociarse estar dado de alta como abogado en el Turno de Oficio de cualquier Colegio de Abogados de España y ser admitido como tal por la Junta Directiva de la Asociación.

ALTODO nació ante la constatación de una realidad innegable: los abogados y abogadas del turno de oficio tenemos unos problemas semejantes derivados de las peculiaridades propias de nuestro ejercicio profesional, y ni la Administración de Justicia, ni los órganos de representación de la Abogacía atienden nuestros intereses de manera efectiva y con verdadero conocimiento de causa.

Cuando se fundó ALTODO se tuvo en mente que ya no se podía esperar a que otros decidieran por nosotros, máxime cuando tradicionalmente en las Juntas de Gobierno de algunos Colegios, especialmente los de mayor tamaño, pocos de sus miembros pertenecían al Turno, ignorando la mayoría de nuestras preocupaciones. Tras entrar a formar parte de las Juntas de Gobierno de algunos Colegios miembros de nuestra Asociación, adscritos al turno desde hace años, la sensibilidad hacia el turno y la permeabilidad hacia nuestras propuestas ha sido radicalmente distinta, de ahí que nuestra Asociación, sin merma alguna de su independencia y de sus principios, no renuncie ocasionalmente a tener representación en los órganos de gobierno colegiales, como herramienta útil y efectiva para el cambio.

Desde nuestra constitución hemos pretendido hacer una organización profesional, abierta y democrática, en la que tengan cabida las mayores sensibilidades y los mejores profesionales de la abogacía. Estamos convencidos de que, con la participación y el esfuerzo de todos, lo iremos consiguiendo hasta alcanzar un Turno de Oficio verdaderamente digno y de calidad.