La abogacía, en pie de guerra por su futuro modelo de organización